¡Cuidado con los golpes de calor!

El riesgo de sufrir una insolación o un golpe de calor es algo a tener en cuenta no solo en personas sino también en animales. La insolación y el golpe de calor son riesgos reales que tenemos que tener en cuenta sobre todo durante las épocas más calurosas del año y, especialmente, cuando hay alerta por olas de calor.
La insolación proviene de la exposición prolongada al sol. Esta puede conducir a un golpe de calor o no. Hablamos, pues, de golpe de calor cuando se produce una pérdida excesiva de líquidos (deshidratación) y sales minerales debido a la exposición a altas temperaturas.
Las consecuencias de un golpe de calor pueden llegar a ser mortales si no se tratan a tiempo y de la manera adecuada. Así pues, hay que prestar mucha atención a cualquier signo que pueda presentar tu mascota.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

– Evitando la exposición al sol durante las horas más incidentes en épocas calurosas.
– Privando de salir al balcón o a la terraza durante las horas de sol más fuertes.
– Refrescando tu mascota con agua.
– Proveyéndole agua fresca y limpia para beber e hidratarse.
– Paseando por la sombra y zonas frescas.
– No dejar encerrada a tu mascota en lugares calurosos como el coche, habitaciones sin ventilación o sin sombra, etc.

¿Cuáles son los signos para detectar un golpe de calor?

Los signos presentes durante un golpe de calor pueden variar en función de la gravedad del caso. Sin embargo, hay que prestar atención si veis los siguientes signos:
– Respiración agitada, más rápida del normal y con dificultad.
– Apatía, cansancio.
– Temblores musculares.
– Mareos.
– Pérdida de la conciencia.

¿Qué hacer en caso de detectar alguno de estos signos a mi mascota?

Es fundamental visitar el veterinario rápidamente, para estabilizar la mascota y sacarla de peligro tan pronto como se pueda. Así pues, es conveniente refrescar las almohadillas de las patas y la barriga de tu perro con un trapo húmedo frío mientras estamos de camino al veterinario.
Tu veterinario ayudará a tu pequeño a volver a una temperatura corporal adecuada y a rehidratarlo para combatir la pérdida de líquidos.
Recuerda que un golpe de calor puede ser mortal en poco más de 30 minutos, por lo tanto, es fundamental actuar con rapidez.

¿Qué NO debo hacer en caso de sospecha de golpe de calor?

Bajo ninguna circunstancia se deberá bañar al animal de golpe, puesto que esto podría provocar un shock. El cuerpo necesita un tiempo para adaptarse a una nueva temperatura y, cambiar la temperatura ambiente de golpe, puede resultar todavía más contraproducente.
Es importante tener cuidado, especialmente durante el verano, para evitar situaciones peligrosas para nuestro pequeño.