¿Conoces los principales parásitos externos que pueden provocar lesiones en la piel de tu mascota?

PULGAS:

Las pulgas pueden provocar pápulas múltiples (granitos pequeños rojizos) que son el reflejo de la zona donde ha picado. El animal, si es alérgico, reacciona a la saliva del parásito y se genera una reacción inflamatoria y podemos ver también señales de rascado. Según el tiempo de evolución pueden ser más o menos graves. La zona más típica de alergia a la picadura de la pulga suele ser la zona lumbar y el vientre. A veces podemos ver las heces de la pulga entre el pelaje (puntitos pequeños negros).

GARRAPATAS:

Pueden generar un nódulo en la zona en la cual la garrapata se ha enganchado a la piel a causa de una reacción del perro o del gato frente a la saliva de esta, puesto que suele estar unas horas anclada en la piel mientras se alimenta. Se tiene que tener experiencia para arrancarlas, por lo cual recomendamos que se acuda al veterinario.

MOSQUITO:

Igual que en personas los mosquitos pueden provocar pápulas y lesiones en la piel como resultado de una reacción de hipersensibilidad (alergia) a la picadura. Suelen aparecer en la zona de las orejas y nariz de perros y gatos.
Un caso particular es el de la picadura de el Phlebotomo (mosquito que transmite la Leishmania). A veces podemos ver una o diversas pápulas duras o pequeños nódulos en la zona de la nariz, orejas o panza (zonas sin pelo). Esta lesión suele ser una buena respuesta frente al parásito en la cual el perro intenta aislarlo porque no avance hacia la sangre y provoque una Leishmaniosis clínica. En este caso se recomienda realizar una analítica sanguínea y punción de la lesión.

LEISHMANIASIS:

Cuando después de la picadura del Phlebotomo el parásito pasa a la sangre y se produce la enfermedad, las lesiones cutáneas más habituales suelen ser : úlceras en zonas de presión (colzas, corvejones, cadera…), heridas y úlceras en la punta de las orejas, costras fuertemente adheridas a la piel que le dan un aspecto “encartonado”, alopecia alrededor de los ojos, infecciones mucocutáneas (alrededor de mucosas como la vulva/prepucio, alrededor de la boca, de los ojos y nariz, etc …). Otros cuadros menos frecuentes pueden confundirse con infecciones o alergias, por lo cual si el animal no responde al tratamiento administrado, quizás se tiene que realizar una analítica para descartarla o incluso una biopsia de piel.

Nuestra recomendación…

Por todos estos motivos en el Hospital Veterinario Santa Susanna recomendamos una correcta desparasitación externa. De este modo, conseguiremos reducir el riesgo a sufrir estas lesiones.

¿Quieres más información? No dudes a ponerte en contacto con nosotros y te informamos sin compromiso.