Recientes estudios consideran que los gatos son daltónicos, es decir no son sensibles a todos los colores, aunque son animales cazadores mayoritariamente nocturnos, en consecuencia tal limitación no hay que considerarla como un dato alarmante.