Es un comportamiento habitual que muchos gatos rasquen al lado del comedero, este comportamiento significa que el animal está saciado y no precisa comer más. En estado salvaje entierran sus presas, precisamente para conservarlas y poder digerirlas en otro momento.