Las tortugas, como casi todos los reptiles, cambian la piel cuando crecen, esto puede durar 2 o 3 semanas y pueden realizarlo sin ayuda alguna. Para beneficiar la muda hay que mantener el agua limpia y permitir que la tortuga reciba luz del sol para que se seque bien la piel y le sea mas fácil cambiarla. Debe prestarse atención: 1. En algunos casos debido a la sobrealimentación o exceso de luz puede producirse una muda inducida que es perjudicial para el animal. 2. El exceso de Vitamina A, también puede producir engrosamiento de la piel y su caída. No debería suministrarse suplementos vitamínicos más de una vez a la semana excepto por prescripción veterinaria o si así lo indicara el producto. 3. La Vitamina A en defecto puede producir el efecto contrario, se debilita la piel, tornándose más delgada y también se cae. En conclusión, las tortugas no suelen mudar la piel durante períodos prolongados, si esto le ocurre a su tortuga, seguramente está relacionado con algún fallo en el cuidado. Consulte a su veterinario o en el sitio donde la haya adquirido.