Porque con eso consigue una atención, no tiene que ser un recurso primario, como la comida, sino simplemente la cercanía de su dueño, ese es un recurso cada vez más preciado. Si dejamos de prestarle atención cada vez que salta, la conducta tenderá a extinguirse. ¿Por qué? Porque el perro ya no obtiene nada con ello.