Las diferencias físicas entre la tortugas macho y hembra (dimorfismo sexual) varían entre especies, por lo que es imprescindible saber a que especie pertenece nuestra tortuga. Cuando son jóvenes no suelen apreciarse diferencias entre machos y hembras, sólo es posible sexar tortugas cuando han llegado a la edad adulta, entre 2 y 4 años. A pesar de esto existen una serie de características generales que pueden apreciarse en la mayoría de las especies.

1. Los machos suelen tener las garras delanteras más grandes que las hembras.

2. Las hembras suelen ser más pequeñas y con la cola también más pequeña que los machos.

3. Los machos suelen tener el final del plastrón (la parte inferior del caparazón) curvado hacia adentro.

4. También suelen apreciarse diferencias en el hocico, el macho lo tiene algo más largo, pero no es una característica que permita sexar fácilmente a las tortugas.