La sequedad ocular en perros y gatos

La sequedad ocular es una de las principales causas de conjuntivitis recurrentes en perros y en determinadas razas de gatos. Ésta, en casos graves, puede acabar desencadenando úlceras y opacidades corniales, las cuales pueden, finalmente, provocar importantes pérdidas visuales.

CAUSAS

Los problemas de sequedad ocular pueden ser debidos a dos causas: una disminución de la cantidad de lágrima, o bien una disminución de la calidad de la misma. Los síntomas de las dos causas son similares, pero no lo son ni el diagnóstico ni el tratamiento.

SÍNTOMAS

Cuando la superficie ocular no está bien lubricada, la córnea y la conjuntiva se resecan y, consecuentemente, se producen una combinación de síntomas que se engloban en el denominado «Síndrome del ojo seco», el cual se caracteriza por:

  • Picores o molestias, parpadeo frecuente y necesidad de rascarse los ojos.
  • Enrojecimiento de la conjuntiva (ojo rojo)
  • Secreciones mucosas o mucopurulentas
  • Inflamación de la córnea

Estos síntomas son más marcados cuando se juntan a condiciones externas que producen un aumento de la evaporación de la lágrima tales como el calor fuerte, el viento, el aire acondicionado o la calefacción por aire. La edad también condiciona la cantidad de lágrima, ya que, a medida que los animales se hacen mayores, producen menos cantidad lágrima. Por último, hay ciertas enfermedades que de por sí producen una disminución de la cantidad de lágrima, tales como el hipotiroidismo, la diabetes, la atopia y el Síndrome de Cushing, entre otros.

RAZAS PREDISPUESTAS

En los perros, las razas más predispuestas a la sequedad ocular son las Braquicéfalas, tales como el Bull Dog Inglés, el Bull Dog Francés, el Pequinés, el Sharpei, el ShihTzu, el Lhasa Apso y el Carlino. Otras razas de perros que a menudo también presentan sequedad de la córnea son el WestHighland, el Yorkshire Terrier, el Shnauzer, y Cocker Spaniel y el Americano.

En el caso de los gatos, principalmente la presentan los Braquicéfalos tales como el Persa y el exótico de pelo corto.

TRATAMIENTO

Para tratar la sequedad ocular utilizaremos principalmente lágrimas artificiales y/o Inmonomoduladores (Tacrolimus y Ciclosporina). Para solucionar los problemas secundarios asociados a esta utilizaremos antibióticos y antiinflamatorios tópicos.

Si tienes un perro o un gato de raza predispuesta a sufrir sequedad ocular, te recomendamos, como prevención, acostumbrarlo desde pequeño a las lágrimas artificiales y controlar su exposición ante la calefacción y el aire acondicionado, como métodos de prevención de la sequedad corneal.

 

Articulo publicado por el veterinario Narcís Ramon.