Como tratar los animales en época de verbenas

La entrada del verano es una época mala para la mayoría de nuestras mascotas. La fiesta de San Juan y la entrada a la época de fiestas mayores, se celebran usualmente al son de los petardos.

Aunque los humanos festejamos la entrada del verano con excesos de ruidos, a los animales no les gusta nada. A ellos les gusta experimentar un equilibrio sano y tranquilo de los momentos. Por eso, muchas de nuestras mascotas sufren durante esta temporada. Tanto perros como gatos expresan con su lenguaje corporal, el rechazo general a los fuertes ruidos a través del miedo y el estrés general.

La noche de San Juan es el punto álgido en lo que se refiere a lanzar petardos aunque en realidad el animal convivirá durante algunas semanas con estos sonidos a los que probablemente no esté acostumbrado y que pueden provocar en él comportamientos poco habituales para los que hay que estar preparados.

Es importante ser un dueño responsable y preparar a nuestros animales antes de que en la zona empiecen a lanzarse petardos y cohetes. Recuerda que son centenares los animales que escapan presa del pánico y se pierden. Por desgracia, no todos son encontrados: pueden resultar heridos, atropellados debido a la desorientación, etc.

Además, recuerda también que su oído es mucho más sensible que el nuestro, por lo que el nivel de sonido para ellos es mucho mayor, y podrían llegar a sufrir problemas de tímpano.

Si se trata de un cachorro es mucho mejor para educarlo desde el principio para que pierda el miedo. Primeramente, como propietario debes estar centrado emocionalmente, seguro y equilibrado. Segundo, no debes mostrarte afectado por el ruido, como si no ocurriera nada, no lo toques ni lo acaricies, nada que signifique protección. Por otro lado, hay que premiar su fortaleza, su capacidad de resolver y de gestionar sus miedos. Si despertamos su alerta, podríamos inducirlo a actitudes negativas hacia el ruido; que además depende de cómo, incluso, podría agravarse con el tiempo.

En resumen, aísla el animal del ruido lo máximo posible para evitarle cualquier trauma y actúa de forma natural. En el caso que el animal se vea afectado, llévalo al Hospital Veterinari porque necesitará ayuda profesional para superar el problema.