Seis consejos imprescindibles para viajar con tus mascotas

Se acerca el verano y con él, las vacaciones y viajes. Si tu plan es salir con toda la familia, incluidas, tus queridas mascotas, es conveniente que planifiques el viaje con antelación.

Lo primero que debes plantearte es si tu animal de compañía estará mejor contigo, o si el viaje puede resultar demasiado estresante para él. De forma general los perros se adaptan mejor que los gatos a los cambios de “territorio”, pero hay que valorar cada caso en particular Tu veterinario habitual podrá asesorarte para tomar la decisión más adecuada.

Si decides que te acompañe, no debes olvidar varias cuestiones importantes:

1. Infórmate de las facilidades y restricciones para tu mascota que puedas encontrarte en el lugar de destino.

2. Prepara todos los accesorios de tu mascota: cama, comedero y bebedero, comida, premios, collares, arneses y correas de repuesto, medicaciones, bozal, juguetes favoritos…

3. Prepara la documentación sanitaria y administrativa de tu mascota: cartilla veterinaria y pasaporte en el caso de viajes internacionales. Para asegurarte de que todo en está en regla,

es muy recomendable concertar una visita con tu veterinario con al menos un mes de antelación, e imprescindible hacerlo en el caso de viajes internacionales.

4. Si tu pequeñín se marea o sufre signos de estrés evidente durante los viajes, es importante aprovechar la visita al veterinario para que valore si sería recomendable la administración

de algún fármaco antes de iniciar del viaje. De forma general, es recomendable que los animales comiencen el viaje en ayuno o con muy poco contenido de comida en el

estómago.

5. Prepara los métodos de contención o sujeción de tu mascota durante el transporte. En general, la mayoría de medios de transporte público de largo recorrido, requieren del uso de

trasportines homologados. Si decides viajar en vehículo privado, dispones de otras opciones adicionales como los arneses acolchados (nunca collar) unidos a un adaptador para cinturón de

seguridad y las rejillas separadoras para maletero. En el caso de que también uses el trasportín en tu vehículo privado, en perros grandes colócalo en el maletero y en dirección transversal

a la marcha del vehículo, mientras que, para perros de pequeño tamaño y gatos, colócalo en el suelo, detrás de los asientos delanteros.

6. Planea el trayecto y los descansos, y nunca dejes a tu compañero solo dentro del coche.

 

¡Esperamos que pases unas buenas vacaciones, con tu pequeñín!

 

Artículo publicado por la veterinaria Maria José Cecilia.